Consejos para ser más amada

 

Al salir hace 3 años, es una buena relación, nos llevamos muy bien y realmente me gusta. Sin embargo, nunca estoy satisfecha con el amor que él me da, siempre quiero más, además necesito más y no sé más qué hacer para que mi novio me dé más amor, cariño y atención. Me gustaría sugerir que ser más amado. ” Imagina la escena, una mujer arranca su corazón y entrega al novio, ya partir de ese momento él es el responsable de bombear el corazón y hacerlo funcionar, consecuentemente tendrá que adivinar sus necesidades sin tregua y descanso. La misma situación ocurre cuando ponemos nuestra felicidad en la mano de los demás y necesitamos que el otro nos haga feliz. No es justo con el otro cargar tanta responsabilidad, además, nadie en ese mundo sabe más de nuestros dolores y necesidades que en los mismos. Un ejemplo muy simple que veo constantemente en el consultorio, son mujeres que crean expectativas “fantasiosas” en relación al novio (deseo de regalos sorpresas, flores, romanticismo). El resultado es una mujer que fantasía demasiado y que por eso siempre se frustrará. Tenemos que admitir que él no tiene bola de cristal para saber qué bolsa de entre las 5.000 que están en la tienda que usted quisiera, imagine entonces saber cuál es la mejor forma de cuidar de su corazón. Además, ya tiene su propia vida para cuidar.

La mujer que entrega su corazón al compañero crea una dependencia emocional, es decir si se va el corazón no será bombeado y ella morirá. Para que esto no suceda el miedo a la pérdida se vuelve más constante. Los cobranzas y los celos entrarán en escena en una medida desesperada en salvar la relación y principalmente “el corazón”.

En respuesta al correo electrónico del lector, debo decir que no hay consejos o fórmulas mágicas para que las otras personas nos amen y nos den más atención, incluso porque como ya se ha dicho, cada uno tiene su vida y sus propios cuidados. Es interesante percibir que la necesidad de más amor recuerda a un dependiente químico que “siempre necesidad de más” o una compulsión alimentaria donde el hambre es constante.

En el caso de la dependencia emocional el amor nunca es suficiente y la única forma de curación es aumentando el amor propio y disminuyendo la necesidad del amor de los demás. No es fácil, es un trabajo largo ya veces dolorido, pero el resultado es la independencia, demostrada en simples gestos. Voy a dar un ejemplo: Una mujer dependiente siempre colocará al otro en primer lugar y es frecuente la compra de regalos (agradar para no perder). La semana pasada, escuché el relato emocionado de una paciente que después de tres años en una relación difícil, fue por primera vez al centro comercial y compró un perfume importado para ella. Parece algo simple, sin ninguna importancia, pero quien hoy sufre con la dependencia sabe muy bien de lo que estoy hablando. Alias, recibo muchos emails de lectores en busca de ayuda. La mayoría son mujeres con baja (o no una) autoestima, que se someten a malas relaciones. Me entristece decir que muchas de esas mujeres conviven con la violencia (verbal/física) y desafortunadamente no logran terminar la relación. No sirve de ninguna ley que proteja a la mujer que sufre de malos tratos si no tiene fuerzas para denunciar al compañero, principalmente porque para muchos el miedo a quedarse sola y el miedo al abandono es mayor que el dolor físico de la violencia. Por eso nuevamente repito lo que vengo diciendo en todos mis textos: necesitamos amarnos, y no es poco amor no, necesita ser al menos lo suficiente para saber lo que nos hace bien o lo que no es, fresca. No podemos mendigar el amor, aceptando cualquier tipo de demostración de cariño como el tipo de relación ideal.

Temas: Relaciones

¿Te gustó? Ver también…

  • 9 cosas simples que le hacen atractivo al instante
  • Divorcio notariado: cómo funciona, lo que cuesta y más información
  • 9 signos de que su pareja puede estar con un pie fuera de la relación
  • 11 cosas que todo el mundo que data desde hace años entiende